martes, febrero 06, 2007

VIVIR


"...seis meses después, Alejandra murió. La enterramos aquí, en San Miguel.
Yo no pude llorar, pero dejé de vivir...
...me pasaba el tiempo maldiciendo la vida...
...Los fines de semana los pasaba casi enteros en el cementerio junto a la tumba de Alejandra...
...Un sábado, llegué al cementerio y vi a mi tío Tacho sosteniendo una pala. Cuando me vio, comenzó a rascar la tierra. Yo me sorprendí; me dio la idea de un profanador de tumbas.
- ¿Qué hace tío? - le pregunté asustado.
Él no me respondió y siguió cavando.
- Tío - insistí -, ¿qué está haciendo?
- Su tumba Panchito - contestó con naturalidad.
- ¿Mi tumba? - me sorprendí - No lo entiendo.
- Mire Panchito - me dijo -, ahorita que yo termine de hacer este agujero, usted se mete en él y cierra bien los ojos para que yo le eche la tierra encima. Le voy a hacer un favor y también a todos nosotros.
- No lo comprendo - le dije.
- Le voy a explicar - enterró la pala y se recargó en ella -: Usted ha perdido las ganas de vivir, es decir, lo ha perdido todo, porque la vida es lo único que tenemos y que en verdad nos pertenece. Usted está presente sólo para sufrir y hacernos sufrir a los que lo queremos -me tomó de los hombros-; mire, Panchito: el vivir nos exige mucho más que respirar y comer. Es nuestro deber superar los obstáculos y seguir adelante. Comprendo su pena, pero usted no está solo, nos tiene a nosotros que lo queremos tanto... me tiene a mí que lo quiero como a un hijo...
Me abrazó y lloramos. Por primera vez di rienda suelta a ese llanto que oprimía mi alma. Después de un rato, ya tranquilos, nos alejamos de allí. Me despedí de Alejandra pensando en no regresar. No tenía para qué; a ella me la llevaba, para siempre, en el corazón.
Donde habitan los ángeles
Claudia Celis

11 comentarios:

micame dijo...

Ayyyy amiga, que sacudida me diste al recordarme esta parte del libro que ya no recordaba...

Gracias por recordarme porque sigo aqui, mas que respirando y comiendo...

TQM.

DTB!!!

ARACELI G.P. dijo...

Y, ¿cómo crees que me siento yo? que tú fuiste la que me regalaste este bello libro...
Y hay que seguir así amiga... más que respirando ;)
Te mando un abrazo enorme con todo el cariño que te tengo.

Erika. dijo...

Muy cierto Shely... con nada compramos las ganas de vivir.

Hermosa historia :)

Ave Fénix™ dijo...

A veces no se que me pasa que no entiendo la palabra vivir y no es que sea tonta, simplemente a veces no se realmente el concepto, he dicho de todo en cuestión de sentimientos personales, pero nunca he hablado de VIVIR... tal vez... algún día tenga que hacer un post de esto... sería interesante y más porque creo haber sentido una sensación "de eso" ahora que andaba en Cuba...saluds!

ANiS dijo...

Que bello!! Tenia mucho de no entrar a leer blogs... y el dia de hoy recorde porque lo hago.
SALUDOS Y UN ABRAZO, te veo por el mess... BYE

pato dijo...

Dios , pero que lección me has dado ! Hermoso .

**Rosy** dijo...

No nada mas es levantarnos y veremos que pasa , son muchísimas cosas las que hay a nuestro alrededor que nos hacen ver lo bello que es la vida . Hermosa lección . Un abrazo .

Lety dijo...

Aracely, que afortunada fui al venir hoy y leer este texto.
No he leído el libro pero es una lección de vida para no olvidar.

Mil gracias por compartirlo.

Te dejo mi saludo oaxaqueño

Paola dijo...

Hola mujer... hoy veo que hay mas que solo caminar por este mundo, hay que fijarnos en la gente que esta a nuestro alrededor como podemos cambiarlas con una sonrisa o una lagrima

saludos,

Ricardo dijo...

Oyeee... Que buen pasaje de tu libro... Muchas veces las palabras mas sabias estan en las acciones mas sencillas y menos elaboradas...
Gracias por compartirlo..

ARACELI G.P. dijo...

Me alegra chicos a todos que nos haya servido este pequeño texto.. este libro está muy conmovedor porque como dice Ricardo con acciones sencillas y sin grandes pretensiones, logra e impacta mucho.
Dios me los bendiga a todos, gracias por comentar Erika, Marely, Anís, Pato, Rosy, mi entrañable Lety, Paolis y Rick.
Ando muy atareada, pero me daré chance de ir a visitarles.