jueves, noviembre 01, 2007

HOJAS SECAS

En otoño pienso mucho en las hojas secas, están desprendidas de su árbol, pero adornan de un color adorable el paisaje.
En cuanto a mi vida, tengo muchas hojas secas, pero que no quieren ser hojas muertas; se rehusan a dejarse arrastrar por el viento y quiero pensar que es porque están adornando mi paisaje.
Entonces por qué tanta renuencia al pasado, por qué siempre siento un poco de culpabilidad al verlas, por qué no puedo alejarlas, por qué miserablemente pienso, creo o mal-creo que es por eso que no puedo avanzar, no me siento encadenada al pasado, porque no me siento su prisionera; siempre fui partidaria de vivir el presente o eso creí “siempre”, me siento tan cobarde a veces, me doy coraje, me caigo mal, no quiero echarle la culpa a la circunstancias, a las cosas vividas, al pasado, ni siquiera a los fracasos, es sólo eso que no encuentro ni los por qués ni los para qués?; creo que con el paso del tiempo perdí mis poderes mágicos.
He intentado no prestarle mayor importancia a mis incógnitas, es sólo que me desconozco, será esta etapa la de adultez, y que llega de golpe y porrazo; será mi renuencia a dejar de ser la niña con la inmensa capacidad de asombro, o de ser la joven incansable, idealista, con hambre de justicia y sed de verdad, la que siempre tenía una respuesta positiva para todo y una sonrisa para enfrentar la vida y sus miserias, que pese a todo siempre proclamaba que “la vida es bella”; estoy cayendo acaso en ese craso error que tanto aborrecía de echarle la culpa de lo que pasaba, de la maldad, la injusticia e incluso la apatía, a que las circunstancias siempre eran adversas.
El caso es que estoy luchando contra eso, en ser una “pobrecita” ser humano más víctima de sus circunstancias, luchando para no creer jamás en la “suerte” porque entonces me vería en la fatal conclusión que la mía es “mala”.
Quiero creerme y sentirme dueña de mi propio destino, no ser tan convenienciera y por el hecho de que ahora no me va del todo bien, sea por causas externas y no por mí misma…
Quizá sea que la vida me esté pasando ya la factura y no tengo la moneda correcta para pagarla.

2 comentarios:

pato dijo...

Eres absolutamente dueña de tu destino y jamás dejamos de ser niños !
Animo !!
Un abrazo !

rosy dijo...

Un abrazo !! ( pato )